Cinco cosas que más me sorprendieron de Windows tras 10 años sin usarlo

No sé si por chairo o hipster, pero desde adolescente siempre me picó el interés por el universo anti-Microsoft. Me tocó conocer Linux en los prometedores días de Ubuntu 6.06 LTS, sin embargo, fue por la época de Windows 7 (y después del chasco de Windows Vista), que me dispuse a dar el salto cuántico.

Por motivos de trabajo, hace un año migré a macOS (después de nueve años como linuxero), y aunque he de decir que enamoré del sistema de la manzana (tema para otra publicación), ya tiene tiempo que vengo escuchando maravillas de Windows 10 (y –en general– del Microsoft de la era «Satya Nadella»).

Llevo un par de semanas testeando Windows en una computadora con especificaciones discretas (una Acer TravelMate), y debo decir que me está dejando un excelente sabor de boca. Les comparto las cinco cosas que más me sorprendieron de mi experiencia tras 10 años sin usar Windows:

Sigue leyendo